Noticias

Feria de los sueños

14/08/2017

Feria de los sueños

Nos gustaría iniciar ésta nota platicando un poco todo lo que ocurrió antes, Comunidades de Aprendizaje llega al Estado de México con un sinfín de miradas, algunas dudosas, otras incrédulas y otras esperanzadoras. ¿Cuál fue nuestra estrategia? La respuesta la encontramos sumando voluntades, contactando autoridades inmediatas de las escuelas, directivos, docentes que nos permitiera a su vez llegar a los familiares, niños y niñas. Algunas veces vimos puertas cerradas, algo que entendemos porque el Estado de México como muchos otros lugares han sido defraudados por proyectos poco sustentados, y en los peores casos asistencialistas que resta autonomía comunitaria y propician apatía. Sin embargo en ese andar fuimos coincidiendo con personas que creyeron en el proyecto, que encontraron la oportunidad de movilizar sus escuelas, que nos escucharon con especial atención y vislumbraron el ánimo que como muchos docentes dicen, en lo cotidiano puede ir desapareciendo, familiares que se sintieron escuchados y capaces de revolucionar no sólo el aula de sus hijos e hijas también la comunidad escolar entera y por qué no transformar  las mismas realidades que veces son insostenibles de las  colonias y barrios, fueron ellos y ellas que abrieron las puertas a Comunidades de Aprendizaje.

Queremos en este espacio contarles de una escuela en particular la primaria Justo Sierra ubicada en Santa Clara Coatitla, Ecatepec Estado de México. Llegamos a ésta zona con la idea de sumar una escuela, sin embargo tuvimos dos directores interesados en saber más del proyecto. Ambas escuelas se organizaron para contar con el tiempo para la sensibilización, los docentes brindaron dos sábados y dos viernes. Durante la sensibilización las escuelas fueron muy participativas e interesadas, después de la toma de decisión, iniciamos con la comisión del sueño, Grupos Interactivos y Tertulias Literarias con familiares, de ésta manera todas y todos  conocerían  mejor la participación activa que tendrían.

En las tertulias con familiares fuimos descubriendo la fortaleza y el potencial que tiene la escuela al abrir la puerta a mamás, papás, hermanos, hermanas, y cuidadores en general. Leímos “La cabaña del tío Tom” en ocasiones indignadas por la similitud de la vida actual con la vida de los esclavos, surgieron muchas reflexiones pero sobre se fortalecieron las redes en el grupo, había gestos de empatía, solidaridad y sobre todo de acompañamiento. Cada una construía firmemente que la posibilidad de transformar se estaba gestando.

  Se convoca a ser parte de la Comisión del Sueño se reúnen  7 mamás, 6 docentes y el director, ellos y ellas se reunieron en varias ocasiones para planear cómo se llevaría a cabo la fase el sueño. Uno de las primeras preocupaciones era cómo informar a la comunidad en general para que se tomara con mucha claridad ésta fase, una mamá propuso que se dieran platicas informativas a cada grupo para que tanto familiares como los niños y niñas empezaran a pensar qué sueño les significaba más, éstas  reuniones se hicieron una semana antes del sueño y las mamás de las comisiones siempre estuvieron presente platicando con mucha esperanza ésta fase contagiando al resto de la comunidad.

Otro punto que se trató previamente fue el tema del sueño, querían hacer una fiesta, celebrar que nos atreviéramos a soñar “Porque con tantas cosas que ocurren en éste país, soñar ya parece imposible”, entonces recuerdan que Santa Clara es uno de los siete pueblos que cuentan con muchas tradiciones una de éstas es la Feria que se realiza entre colores y colaboración comunitaria, y acordaron que “la feria de los sueños” sería una forma de recuperar ésta tradición y enfatizarla hacia los sueños. Una característica de ésta fiesta son los tapetes artesanales de aserrín que colocan en las calles con muchos colores pintan las calles de flores, aves, iluminando cada rincón, y se ven los vecinos colaborando unos con otros, por lo que diseñaron un tapete que decoraría el patio de la escuela y donde se colocarían los sueños, contactaron un muralista que hace años estudió en esa escuela él invitó a sus hijos quienes también estudiaron ahí, les dio mucho gusto aportar algo en la escuela que los vio crecer, llenaron de múltiples colores, tradición y cariño  el muro.

Posteriormente se diseñó una lona que se colocó en la escuela para recordar que estaba próximo la fase del sueño, los niños y niñas tenían muy claro sus sueños y era tema en los recesos, en el almuerzo en los salones, en los pasillos, en el patio se escuchaban niños y niñas preguntando entre sí ¿tú qué vas a soñar? A ellos les fue más fácil soñar parece que al ir creciendo nos enseñan a silenciar los sueños o a ser más incrédulos, porque entre los niños y niñas fluían sueños, ahora sabemos que es fundamental seguir fortaleciendo los espacios de utopía porque si acunamos sueños será posible un mejor mundo para todos y todas.

Una semana previa a la feria de los sueños, en cada salón se reunieron familiares, docentes, niños y niñas a plasmar sus sueños, la escuela Justo Sierra cuenta con 18 grupos con más de 35 estudiantes en cada uno, es una escuela bastante grande. Con mucho ánimo plasmaron sus sueños algunos en un carrusel, otros simbólicamente en juegos mecánicos de una feria, se veían volar los sueños.

Y llegó el día de la feria de los sueños el 15 de julio a las 8:00 de la mañana todos y todas estaban decorando la escuela, acomodando los sueños para que fueran visibles, preparando los juegos de la feria. El evento se inaugura a las 8:30 con las palabras de las autoridades escolares, el supervisor y director. Algunas danzas tradicionales nos acompañaron representadas por un grupo de la comunidad así como los niños y niñas de la escuela, se cortó el listón para dar inicio al mural de los sueños.

Hubo juegos similares a los de la feria tradicional pero enfocados a actividades de matemáticas y ciencias organizadas por los docentes, entre derroche de imaginación. Los docentes fundamentalmente participativos y con mucho ánimo. Las mamás involucradas, transformadoras, el director escuchando a todos y todas pensando que necesita lo mejor para su escuela, y las autoridades apoyando cada acción, es una gran comunidad que revolucionará su entorno.

Al inicio de la nota decíamos que en especial en el Estado de México nos recibieron con un sinfín de miradas, pero en ésta ocasión en la fase del sueño de la primaria Justo Sierra la mirada era esperanzadora, entre risas y sueños sentíamos que la transformación se estaba dando y en estos momentos algo fundamental es volver a tener esperanza, volver a soñar y pensar que otra forma de aprender y vivir es posible.

Deje su comentario